Como veo que hay cierta desazón por el resultado de las elecciones USA y por aclarar un poco las cosas, aunque a veces es clamar en el desierto, aquí va un breve resumen de cómo están las cosas, desde un prisma oficial:

Georgia: al haber menos de un 0.5% de ventaja entre los dos candidatos, se ha hecho de oficio un recuento manual. Casi con certeza, el viernes se tengan los resultados completos. Pero a día de hoy y a falta de recontar unos 300.000 votos (menos de un 10%) la ventaja de Biden se ha reducido en unos 1000 votos o menos. Tenía 14.000 a favor. Con bastante probabilidad Georgia para Biden y será la piedra de toque de las aspiraciones de Trump, ya que este es el estado con la victoria más ajustada de los demócratas (tan solo un 0.2%). Si falla aquí prácticamente está muerto…

Wisconsin: Un caso curioso. La ventaja entre los contendientes (+0.6% para Biden) no permite recuento manual automático, pero si otorga a el derecho a cualquier candidato a solicitar ese recuento, SOLO QUE LO TIENE QUE PAGAR ÉL y por adelantado. El estado ha puesto ya precio a esa factura: 7.9 M $. Veremos que confianza tiene la candidatura de Trump en sus propias denuncias, para gastarse a estas alturas esa morterada…

Pensilvania: La ventaja de Biden es de casi 83.000 votos (el 1.2%). De momento la mayoría de las denuncias decaen, los equipos de abogados de Trump renuncian uno tras otro y hasta allí se ha desplazado personalmente Rudy Giuliani (el gran R.Giuliani, quién le ha visto y quién le ve, incluso desde el punto de vista físico, orondo y abotargado) a ejercer como abogado…solo que tenía la licencia caducada por no pagar las cuotas. Eso sí no tendrá problema alguno en ponerse al día de las mismas, ya que va a pasar a su amigo Trump una minuta de 20.000$ diarios.

Michigan: Leve rayo de esperanza ayer martes para la campaña republicana: dos representantes de ese partido en la Junta de votantes de Wayne County, se negaron a certificar los resultados del condado. Wayne County es territorio ampliamente demócrata (incluye la ciudad de Detroit). A Trump le dio incluso tiempo de tuitear este suceso como un triunfo para su causa, y con las prisas confundió el condado (Wayne) con el estado (Michigan). Un par de horas después todo volvió a la normalidad y los resultados originales se certificaron.

El día 8 de diciembre es la fecha límite para que cada estado federal, certifique sus resultados y nombre a sus delegados electorales para el Colegio Electoral (que es hasta ahora lo único que se puede elegir). El 14 se reunirá dicho Colegio electoral y votará por fin a uno de los candidatos y el que logre obtener 279 votos o más, será entonces proclamado candidato electo. Esto se ratifica en sesión conjunta con los nuevos Congreso y Senado salidos de las urnas, el 6 de enero y en resumen, paranoias aparte (o auténtico terremoto político), el cambio de administración el 20 de enero del 2021 está (casi) garantizado.

Lo del (casi) viene a cuento, porque no es posible tener un sistema electoral, tanto desde el punto de vista físico como legal, tan obsoleto, herrumbroso, enrevesado y problemático, como el americano. Con este sistema cualquier cosa puede pasar y es de maravillar que no pasen más cosas, más líos, más pleitos de los que pasan. No me imagino ni por asomo, lo que estarían diciendo estos yanquis de nosotros, si estuviésemos aquí a las dos semanas (y lo que queda) de celebrarse las elecciones, sin saber quién ha ganado…